Centro Cósmico La Paternal

cartel-calle.jpg
 
pistocchi-movil.png
19388438_1715653258474992_50628300237049
cosmico-frente.jpg
1/16

Los recuerdos se tornan borrosos.
Años 1984/85.
Cómo fue que Jorge armó el Centro Cósmico en La Paternal por lo cuál acudo a los que tengan material y recuerdos.
Una casa enorme, fiestas, gente que viene y que va, proyectos, peñas, máquinas de escribir me refrescan la memoria a través de unas fotos.
Joaquín Amat tiene muchas producciones en vídeo que se pueden ver en youtube.



 

"...hicimos un festival muy grande, son todas cosas que seguro las sabés mejor que yo [es historia conocida la única participación de los Redondos en un festival.Posteriormente, armé con otra gente una especie de comunidad, medio parecido a esto, pero con mucha más gente tal vez, en una casa muy grande que alquilamos. Fue un proyecto distinto, queríamos hacer una editorial pero terminó en otra cosa. Eso fue en La Paternal, un lugar que hicimos en el ’84 que se llamó Centro Cósmico La Paternal y duró hasta el ’90. Era una casa muy grande que habían alquilado unos amigos míos, y donde me propusieron hacer una revista. Yo había quedado con una materia pendiente, después de los muchos problemas que tuve con las publicaciones que saqué, que me robaron los títulos del Expreso Imaginario, etcétera, etcétera, y quería seguir haciendo una publicación."
¿Era un lugar grande?

Sí, una casa más o menos parecida a ésta, pero con muchas más habitaciones, un patio gigantesco, galpones. Cuando nos quisimos acordar, a las pocas semanas se nos coló todo el mundo y entonces al final dijimos “organicémonos comunitariamente, una redacción acá va a ser imposible” (se ríe). Y fue una experiencia muy linda porque lo hicimos, nos organizamos, había muchos chicos entre los míos y los de los amigos, como diez. Y armamos una cooperativa de trabajo, pintábamos paredes, hacíamos trabajos diversos, con lo que más o menos cada uno sabía. Decoraciones, lo que viniera. Teníamos una caja en común -que acá la tenemos también- y con eso pasamos seis años con varios... (Recuerda y se ríe) con varios incidentes, algunos de cierta gravedad. Se generó un ambiente muy heterogéneo, entonces pasamos de hippies de El Bolsón a muchos heavy metals.Estaban todas las tribus ahí. Todas, sí. Venían los V8 en un principio, que después, en esa casa, se transformaron en Hermética. Hacíamos unos asados muy grandes a los que venía la gente más diversa que se te pueda ocurrir: gente muy lumpen, muy marginal, y por ahí intelectuales y hippies. Pero convivían todos... 

Ver nota completa haciendo clic aquí

logo fontova.png
 

Los interiores del video Fontova Presidente se grabaron en el Centro Cósmico.

Podés verlo haciendo clic en el play del televisor 

fontova con tv.png
fabrica-amat.jpg
lavallol.jpg
13902576_310247272652774_208944363118138

Jorge y Joaquín Amat

Lavallol

Lejos de su hábitat natural, Jorge había recalado en Lavallol.
Para verlo había que hacer un largo viaje. Ricchieri, Camino de Cintura para llegar a un "hogar" modesto, muy modesto.
Su espíritu seguía luchando contra las injusticias, aunque en esas noches en soledad, seguramente la angustia, la depresión se adueñarían de él.

Cuando me quedé con mi familia sin un lugar de vivienda, un amigo me consiguió una casa que estaba desocupada en un taller perteneciente a la fabrica textil Amat en Monte Grande que estaba entre las tres mas importantes del país y llegó a dar trabajo a mas de mil personas. Al lugar donde fui a vivir lo llamaban el tallercito porque en relación a la fabrica lo era. Pero este “tallercito”, que se encargaba de la fabricación de repuestos y el mantenimiento de todo el complejo industrial ,comprendía una manzana y trabajaban casi cien personas. Es decir que el fondo de mi casa estaba separado, por un portón corredizo, de enormes galpones llenos de gente trabajando.

Pero claro, mientras este taller florecía la fabrica se derrumbaba, al igual que el resto del aparato productivo . Así fue como un buen día declararon la quiebra, echaron a todo el mundo, pusieron fajas de

clausura a las  puertas y de buenas a primeras me encontré solo con mi mujer y tres hijos, en medio de la opresión de los enormes galpones ahora vacíos, esperando el momento en que vinieran a desalojarnos. Yo sentía el desgarro de ver como una vez mas había que renunciar y dejar atrás todo lo construido, igual que con el Expreso y el Centro Cósmico. En este caso la cosa era mucho mas dramática porque los compañeros , la mayoría por su edad, no conseguirian trabajo en ningún lado. Yo siempre anduve en la calle y desarrolle mecanismos de defensa, pero ellos quedaban en el desamparo mas absoluto y me pareció una traición irnos sin dar batalla.Esta duró cuatro años desde que tomamos la fabrica con doscientos obreros y la transformamos en una cooperativa hasta el momento en que lograron rematarla.Osvaldo Quintana - Revista El Colectivo

rolling-s-1-web.jpg
AMAT-AEREA.jpg

Foto: Uberto Sagramoso

Cuando me quedé con mi familia sin un lugar de vivienda, un amigo me consiguió una casa que estaba desocupada en un taller perteneciente a la fabrica textil Amat en Monte Grande que estaba entre las tres mas importantes del país y llegó a dar trabajo a mas de mil personas. Al lugar donde fui a vivir lo llamaban el tallercito porque en relación a la fabrica lo era. Pero este “tallercito”, que se encargaba de la fabricación de repuestos y el mantenimiento de todo el complejo industrial ,comprendía una manzana y trabajaban casi cien personas. Es decir que el fondo de mi casa estaba separado, por un portón corredizo, de enormes galpones llenos de gente trabajando.

Pero claro, mientras este taller florecía la fabrica se derrumbaba, al igual que el resto del aparato productivo . Así fue como un buen día declararon la quiebra, echaron a todo el mundo, pusieron fajas de clausura a las  puertas y de buenas a primeras me encontré solo con mi mujer y tres hijos, en medio de la opresión de los enormes galpones ahora vacíos, esperando el momento en que vinieran a desalojarnos. Yo sentía el desgarro de ver como una vez mas había que renunciar y dejar atrás todo lo construido, igual que con el Expreso y el Centro Cósmico. En este caso la cosa era mucho mas dramática porque los compañeros , la mayoría por su edad, no conseguirian trabajo en ningún lado. Yo siempre anduve en la calle y desarrolle mecanismos de defensa, pero ellos quedaban en el desamparo mas absoluto y me pareció una traición irnos sin dar batalla.Esta duró cuatro años desde que tomamos la fabrica con doscientos obreros y la transformamos en una cooperativa hasta el momento en que lograron rematarla.Osvaldo Quintana - Revista El Colectivo

lavallol.gif
flecha-1.png
flecha-1_edited.png
flecha-2.png